Curso Microdosis Tehuantepec Nov. 2014

Microdosis de frutas

Varios puntos de la Microdosis se han prestado a confusión durante bastante tiempo y hoy sería bueno platicar de uno de ellos que son las Microdosis de frutas.

Hemos utilizamos varias frutas para preparar Microdosis con buenos resultados, entre ellas destacan la guanábana, el noni, la papaya, el plátano, la piña, el limón, etc.

La confusión en este asunto se ha hecho presente cuando la gente lee acerca de las propiedades en Microdosis de diversas frutas y erróneamente creen que al comerla tendrán los mismos resultados; entonces mucha gente que prepara Microdosis no le pone Microdosis de piña por ejemplo, sino Microdosis para el ácido úrico 1/3, suponiendo que el tratamiento va encaminado a erradicar este mal.

Esto es porque mucha gente cree que comiendo las frutas van a tener los mismos resultados que tuvieron cuando tomaron la Microdosis y esto no es así, por varias razones:

1.    Para preparar la tintura y luego la Microdosis, utilizamos todas las partes de la planta. Por ejemplo la guanábana; además de la pulpa del fruto, utilizamos las semillas, la cáscara, hojas, ramas, corteza, flores y raíz.

2.  El fruto que utilizamos para la tintura no es un fruto maduro que se pueda conseguir en un supermercado, sino es un fruto realmente verde que no ha madurado.

3.   El fruto y todas las partes del árbol o de la planta para preparar tintura no ha sido cultivado como se cultivaría para ser comercializado como fruta, es decir, no ha tenido aplicaciones de fertilizantes químicos, no se han utilizado herbicidas, pesticidas, insecticidas, etc.

4.  La Microdosis actúa a través del sistema nervioso entonces se necesita una cantidad mínima de sustancias para hacer efecto.  Para obtener el mismo efecto de la Microdosis comiendo la fruta, implicaría comerla en exceso con los efectos negativos que todo abuso implica y esto es considerando que los principios activos se encontraran en la pulpa de la fruta, pero si dichos principios se encontraran en otro lugar de la planta o árbol (como es el caso de la piña cuyo principal principio activo es la bromelina y se encuentra principalmente en el tallo que no es comestible) no obtendríamos el beneficio esperado ni comiendo cientos de frutos.

Entonces, la Microdosis tiene propiedades medicinales que no obtenemos de comer la fruta. Comiendo piña no se me va a bajar el ácido úrico. Para que disminuyera, tendría que comer kilos y kilos de piña para lograr un efecto más o menos presente; recordemos que al consumir sustancias de manera normal (esto es no en forma de Microdosis) requerimos cantidades muy grandes de sustancias dado que tendrá que viajar por el sistema digestivo en donde el hígado detectara esto como un veneno por la gran cantidad que estaríamos consumiendo, y este mismo órgano, se encargaría de que el 80% de estas sustancias fueran eliminadas y por lo tanto no produjeran el efecto curativo que esperáramos.

Por todo lo anterior, si estás tomando Microdosis de alguna fruta, no dejes de tomarla pensando que con jugos o cocteles vas a obtener el mismo resultado.

Hay que atacar el origen de la enfermedad

Una de las recomendaciones en las que mi abuelo hacía mayor énfasis, es en buscar el origen de las enfermedades y tratarlo, para poder lograr la curación en un paciente. Esto iba principalmente dirigido a los promotores de salud que no contaban con muchos conocimientos en Clínica.
Un ejemplo claro de esto, es el cólera. El tratamiento común en Microdosis sería el escopetazo para combatir la infección, guayaba para detener la diarrea y algo para aliviar el malestar como anís, hierbabuena o manzanilla.

Sin embargo, lo que hace a la bacteria del cólera tan mortal es el proceso de deshidratación tan severo que provoca en el organismo y es lo que provoca la debilidad y rápidamente la muerte. Entonces, por más Microdosis que le demos a alguien con cólera, seguirá en riesgo alto de morir mientras no se rehidrate, que esto puede ser con un suero casero muy sencillo con agua hervida, azúcar, sal y un limón.

Otro ejemplo, alguien con la presión alta mejora rápidamente con pasiflora y belladona en Microdosis, pero si la presión alta deriva de sobrepeso, por más pasiflora y belladona que le demos no se va a curar, pudiera disminuir los síntomas, pero el problema de raíz es el sobrepeso, entonces habría que agregar las correspondientes Microdosis y hacer dieta y ejercicio.

Ya habíamos platicado que las Microdosis no son milagrosas, implica que funcionen varias cosas para que la persona se cure, y una de estas, es encontrar la causa de la enfermedad, es decir, el diagnóstico preciso para que las Microdosis sugeridas sean las más adecuadas.

Tal vez es muy sencillo imaginar a alguien con una tos muy fuerte pero que no deja de fumar; o alguien con gastritis que sigue comiendo carnitas en el mercado y toma y toma su antiácido, pero hay muchos padecimientos que esconden el verdadero origen, entonces como recomendaba mi abuelo, hay que estudiar clínica para aprender los síntomas por lo menos de las enfermedades más comunes del lugar donde se encuentre cada promotor de salud; y además, el paciente debe poner de su parte si es que realmente se quiere curar.

Una manera sencilla de hacer esto, es hacer una encuesta en la comunidad o en la región, y hacer un listado de los padecimientos más comunes que tiene la gente. Podemos empezar con 10 padecimientos comunes y aprender los síntomas que provocan en el organismo, y poco a poco, ir extendiendo esto.

Mi abuelo consideraba que el 90% de las enfermedades se podían curar con Microdosis, el restante 10% implica alguna cirugía y otros protocolos que sólo pueden manejar los Médicos y en hospitales de especialidad. Pero para curar a este 90% de personas enfermas, es indispensable saber que enfermedad tiene.