Curso Microdosis Tehuantepec Nov. 2014

Folleto Microdosis

Durante todo este tiempo que llevamos trabajando con Microdosis, nos hemos encontrado con que hay muchas personas que no saben a ciencia cierta que es exactamente la Microdosis.

Con el objeto de continuar con la difusión de las Microdosis y de todo el trabajo que realizó mi abuelo (Dr Eugenio Martínez Bravo) creamos un folleto muy sencillo de libre difusión con el objeto de continuar la comunicación.

Cada persona es libre de elegir la manera en que quiere tratarse, pero creemos que es muy importante que por lo menos tenga conocimiento de las Microdosis para que pueda efectuar una desición más acertada.

Cualquier persona que esté interesada en el folleto, sólo envieme un correo a microdosis@yahoo.com.mx y con todo gusto se lo hago llegar.

Por otro lado, quería comentarles que estamos estrenando un logo para que puedan identificarnos más fácilmente. Al igual que "Microdosis y Fórmulas del Doctor Eugenio Martinez Bravo" es una marca registrada con todos los derechos reservados.

Hasta el momento, no contamos con ningún distribuidor de tinturas, bases, extractos y Microdosis que preparamos por lo que no se dejen sorprender.

Vivero plantas medicinales


Incansablemente, nos hemos dado a la tarea de encontrar un vivero de plantas medicinales a lo largo del país. Hemos encontrado alguno en Oaxaca, sin embargo, para llegar hay que caminar alrededor de 9 horas para llegar dado que no hay accesos; la ciudad más cercana es Acayucan, Veracruz.

En la actualidad, se siguen utilizando como desde hace cientos de años en nuestro país, las plantas medicinales; sin embargo, no existe la cultura de su cultivo, salvo en algunos lugares excepcionales de la República, principalmente fuera de la ciudad donde están asentados los indígenas en nuestro país. Por lo tanto, se siguen recolectando aquellas que crecen de manera silvestre y poco a poco se va haciendo más complicada su obtención, hay que caminar más lejos o esperar mucho tiempo para que crezca.

Y es que es complicado, en la ciudad existe el problema de la contaminación por lo que las plantas sembradas absorben todas las sustancias químicas en el ambiente y si preparamos Microdosis con dichas plantas quien sabe que reacción pudiera generarse, seguramente una no muy agradable.

Otro problema ha sido el tiempo de recolección; cuando tenemos posibilidad de ir, no es el momento idóneo de cosecha de todas las plantas, con suerte podremos cosechar algunas y entonces nuestro viaje no habrá sido en vano. Además, hay que considerar que cada planta se desarrolla mejor en su lugar de origen, por lo que difícilmente podríamos conseguir Gobernadora o Sangre de Drago en la sierra oaxaqueña.

Por todo lo anterior, y como un proyecto que mi abuelo dejó pendiente, queremos iniciar un vivero de plantas medicinales, cultivadas orgánicamente; ya tenemos un poco de tierra, algunas semillas y pequeñas plántulas, ya tenemos el abono (lombricomposta que es el mejor abono orgánico), ya tenemos el lugar (las condiciones aquí en Xalapa son ideales para la mayoría de las plantas), sólo nos falta el trabajo. No será para vender plantas inicialmente, sino para que sea más accesible la preparación de tinturas.

Definitivamente nos harán falta todas aquellas de clima seco, aquellas del norte del país, de Zacatecas, San Luis Potosí, Chihuahua, etc. que son con las que mi abuelo empezó su investigación gracias a las facilidades otorgadas en la Universidad de Zacatecas, pero creo que es un buen comienzo.

Todo esto es por la necesidad de preparar las tinturas con plantas frescas; como hemos mencionado anteriormente, es indispensable por lo aceites esenciales que generalmente son los que cuentan con mayor cantidad de propiedades medicinales.

Por otro lado, les quiero agradecer el gran interés que nos han mostrado en el conocimiento de plantas medicinales; nos han llegado numerosas solicitudes de recibir el envío semanal. Es algo que en verdad nos motiva mucho, dado que el principal objetivo es recuperar toda esa sabiduría ancestral en la herbolaria y enseñarla a las generaciones futuras, de tal manera que nunca más exista el riesgo de perderse.